En 1533, los Tudors se habían quedado sin herederos varones al trono.  Pero si en algo caracterizaba a Inglaterra a diferencia de los otros reinos europeos, era el rol de las mujeres en la transmisión de la realeza (detalle que desató la Guerra de los Cien Años).  María Tudor, hija de Enrique VIII de Inglaterra y Catalina de Aragón,, nació en 1516 y ocupó los tronos de Inglaterra e Irlanda en 1553. Entonces se negoció el matrimonio de la Reina con Felipe II , quien en aquel momento todavía era todavía Infante de España. La boda se celebró en julio de 1554 en la Catedral de Winchester, y supuso una vuelta temporal de Inglaterra al catolicismo. Pronto surgió el rumor de un embarazo, que de haber consolidado una línea sucesoria, prácticamente habría anulado las demás dinastías europeas. Pero no era gravidez, sino hidropesía, enfermedad que le produjo la muerte en 1558.

María Tudor, de Portugal

1516-1558

(Segunda esposa de Felipe II. En 1558, María Tudor murió luego de gobernar 5 años, dejando el trono a la hija de Ana Bolena: Elizabeth, Isabel I )

 

 

 María Tudor de Inglaterra nació en la alta sociedad inglesa, con el título de Princesa. La boda de Enrique VIII  y Catalina de Aragón  (hija de los reyes católicos), había sellado la alianza entre ambas naciones, tradicionalmente enfrentadas a Francia. Su boda había sido un gran éxito, y durante 15 años fueron felices, sin embargo de su unión no había nacido un hijo varón, objetivo primordial de cualquier boda real para así asegurar la dinastía. Solo había nacido una niña: María Tudor. Su padre fue Enrique Vlll. Fue una reina fea  y  además, no tenía dientes, aunque sí que amó con locura al rey Felipe II de España. Enrique VIII rechazó a su primera esposa, Catalina de Aragón , hija de los Reyes Católicos con quien esperaba procrear un hijo varón que heredara la corona inglesa, pero, de ese matrimonio nació una niña: María Tudor. Enrique VIII, al separarse legalmente de la católica Catalina de Aragón, fue excomulgado, porque dicha religión no admite el divorcio. También María I Tudor y María I de Inglaterra. Reina de Inglaterra e Irlanda desde 1553 hasta su muerte. Nació en Greenwich en 1516 y murió en Londres en 1558. Tras el divorcio de sus padres, apoyó a su madre, fue seguida por los católicos y más tarde hubo de renunciar a su derecho al trono. Fue perseguida por los protestantes pero logró escapar gracias a la ayuda de su primo Carlos V y conseguir la corona luego de la muerte de su hermanastro Eduardo VI. En 1554 casó con su sobrino Felipe II de España, en un matrimonio de intereses políticos que fracasó.

Su persecución de los protestantes hizo que éstos le llamasen María la Sanguinaria (Bloody Mary),

Católica hasta la médula y con 37 años de edad, María I, apodada "La Sanguinaria" por su afición a mandar herejes a la hoguera, también vio en el joven Felipe, de 26 años, la solución a su ferviente deseo -era ya una mujer madura- de tener marido y familia.

 

El pretendiente español, aconsejado por su padre, el emperador Carlos V , aceptó el compromiso a regañadientes y llegó a decir que "partía para Inglaterra como el que parte para una cruzada". Muy intrigada, María pidió un retrato de su futuro esposo, y le enviaron el conocido "Felipe II" de Tiziano, que enseña un apuesto y gallardo príncipe y que ha sido cedido a la citada exposición por el museo del Prado de Madrid. La prestancia del español distaba tanto de la de su futura esposa como el día de la noche, ya que María era pálida, avejentada y, por si fuera poco, carecía de dentadura, como se aprecia en el conocido lienzo de Hans Eworth, que también puede contemplarse en la muestra. Finalmente, el desganado Felipe desembarcó en Southampton (sur inglés) el 12 de julio de 1554 y llegó, escoltado por 3.000 jinetes y trescientos arqueros, a Winchester, cuya imponente catedral acogió el enlace el 25 de julio, día de Santiago, santo patrón de España.  La pareja pasó la luna de miel en el castillo de Windsor, recibiendo la bendición del tálamo nupcial del obispo de Winchester.

Una réplica del azulado traje de la novia, "cuya confección llevó tres años", según Abson, puede verse en la muestra, que incluye, entre otros objetos de época, la armadura que vistió Felipe II en el enlace, prestada por la Real Armería de Madrid. Después del casamiento, el esposo permaneció algún tiempo en suelo inglés pero abandonó el país en agosto de 1555, tras la abdicación de Carlos V y pese a las lágrimas de su afligida esposa.

"Felipe II"

A los tres meses María empieza a sospechar que está embarazada, viendo como su vientre aumentaba de volumen, lenta pero progresivamente. El parto se espera para abril del año 1555, llegándose incluso a repartir las invitaciones para el bautizo. Pero el alumbramiento no llegaba y el tiempo se dilataba por lo que los médicos atribuyeron la inflamación del vientre real a una hidropesía, vulgar retención de líquidos.

Profundamente enamorada de Felipe, María Tudor prometió dinero y soldados al rey español para combatir a los franceses, apoyo que a la postre costaría a Inglaterra la pérdida de Calais, preciada colonia inglesa tomada por tropas de Francia en enero de 1558. Deprimida por el amor no correspondido de su marido y por la cesión de ese territorio, la reina enfermó de un cáncer de estómago. Poco antes de morir el 17 de noviembre de 1558, María I confesó que uno de los motivos de su tristeza era la ausencia de Felipe, aunque al final lo que más le atormentaba era que "cuando muera, encontrarán Calais sepultado en mi corazón...".

 

HECHOS CURIOSOS

 

  Cabe destacar que la abadía de Westminster aunque estuvo situada por Enrique VIII durante la disolución de los monasterios en 1534 y cerrada en 1540, en 1550 se convirtió en catedral y se salvó de la destrucción gracias a su conexiones con la realeza.  Oliver Cromwell recibió un fastuoso funeral en la catedral en 1658 para ser desenterrado en enero de 1661 por orden de Carlos II. La catedral volvió a manos de los benedictinos bajo el reinado de la reina María que murió en 1558 durante el reinado de Isabel I y posteriormente enterrada en la misma abadía. En 1579, Isabel I la recupero convirtiéndola en la "Iglesia Colegiata de San Pedro". La reina Victoria fue coronada reina en esta abadía.

 

  María Tudor recibió La perla llamada La Peregrina como regalo de su esposo de boda, Felipe II de España, quien a su vez la recibió como regalo de Don Diego de Temes que se la llevó de América.  Se sabe que se recogió en las aguas de América Latina, pero no sabemos las exactas circunstancias.  Hay una historia que dice que fue encontrada por un esclavo en las costas de Panamá y que debido a esto le fué concedida su libertad. Esta perla formó parte del tesoro español desde mediados del 1500 hasta 1813.  Se puede ver también en las famosas pinturas de Velázquez de las esposas de Felipe IV (Isabela de Borbón y Mariana de Austria) y en el 1700 llamó poderosamente la atención en la corte francesa de Luis XIV en Versalles pues adornaba el sombrero que el rey español llevaba a la boda de su hija Maria Teresa con el rey Luis.

 

  La bebida Bloody Mary debe su nombre a esta reina , Maria dio marcha a la reforma protestante iniciada port su padre Enrique VIII y mando a ejecutar cerca de 300 detractores. De alli su apodo Maria la sangrienta.

 

 

 

 


Todas las imágenes e información aquí publicados han sido obtenidas de Internet, todas pertenecen a sus creadores. Si en algún momento algún autor, marca, etc. no desean que estén aquí expuestas, ruego nos contacten  para poder tomar las medidas oportunas. Si alguno de sus autores desea que sean retirados le ruego que me lo comunique por e-mail, no pretendemos aprovecharnos de sus trabajos, solo darlos a conocer. En cualquier caso, si podes aportar  alguna información  de interés,  lo podes enviar vía e-mail para ampliar información.