La mejor zarina de la historia rusa y una de las mejores reinas de todos los tiempos fue esta alemana: Catalina la Grande, cuyo reinado sólo puede ser equiparado con el de Pedro el Grande.
 
Isabel I
 Petrovna de Rusia (emperatriz rusa durante la infancia de Figchen) la escoge como esposa para su sobrino Pedro III, a quien elige como heredero al trono ruso, cómo cambia su nombre por el de Catalina o cómo abandona sus creencias y se convierte a la religión ortodoxa. Durante la mayor parte del siglo XVIII, Rusia fue gobernada por cinco mujeres: las zarinas Catalina I, Ana Ivánovna, Isabel I y Catalina II, además de la regente Ana Leopóldovna. En 1762 accede al trono Pedro lll. Pedro III odiaba a los rusos y Catalina, una de las mujeres con mayor voluntad de poder de la historia, dio un golpe de Estado contra su propio marido y lo hizo encerrar y luego asesinar.

 

Catalina II de Rusia (1729)

o Catalina la grande

 La zarina y sus descendientes

 


 

Su verdadero nombre fue Sophie Fredericke Auguste von Anhalt-Zerbst , princesa de la dinastía Anhalt-Zerbst y nació en Stettin (actualidad Szczecin, en Polonia) el 2 de mayo de 1729. A los 16 años  contrajo matrimonio con el duque Pedro lll de Holstein , heredero al trono ruso, quien solo le llevaba un año. Ciento veinte carrozas formaban el cortejo. Pedro sufría de fimosis que le impedía realizar el acto sexual , mismo problema que Luis XVI de Francia.  pasaron ocho años y catalina continuaba virgen. Sergio Saltikov fue elegido por la corte para embarazar a Catalina.  Tiempo después Pedro fue operado y luego logró  consumar el matrimonio al fin con su consorte. La reina sufrió varios abortos espontáneos antes que un embarazo llegue a su fin.  En 1754 dio a luz un hijo, el futuro emperador Pablo I quien tuvo en su juventud ideas muy opuestas a su madre.

 

 

 

  Sofía-Federica-Augusta von Anhalt-Zerbst no era una gran beldad, pero tenía tal encanto que conquistaba sin demasiada dificultad a sus interlocutores, fuesen hombres o mujeres; enormemente curiosa y ávida por aprender, gozaba del don del ingenio verbal, una de las más reverenciadas virtudes del siglo XVIII, algo de coquetería y ansias de agradar a los demás.

 

Pedro II de Holstein

 

En octubre de 1711 Carlota Cristina contrajo matrimonio con el Zarévich Alexis Petrovich Romanov hijo de Pedro el Grande. Fue una princesa alemana, madre de Pedro II de Rusia. Carlota Cristina murió en el parto al dar a luz a su hijo primogénito Pedro, futuro Zar Pedro II. Su cuerpo fue sepultado en la Catedral de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo.

 Se dice que Catalina II, la zarina era mujer de un gran apetito sexual, ninfómana,  y de tener a muchos hombres que pasaban por su alcoba y que practicaba el acto sexual seis veces al día y que mantuvo a ochenta amantes. Contrajo matrimonio con el  gran duque Pedro III, en 1745. Catalina tendría que soportar más de 8 años de virginidad conyugal dado que Pedro estaba loco,  impotente y padecía de fimosis, lo cual le imposibilitaba copular. Como descubrió Catalina esa misma noche, Rusia proporciona extraños compañeros de cama. Pedro se acostó con las botas puestas, jugó con su colección de muñecas durante más o menos una hora. Luego se dio la vuelta y se durmió. Esta rutina continuó por nueve años, hasta que Pedro se mudó a su propio cuarto también en ese lapso se operó de su problema.  Pero entre los cónyuges había odio.
 

El zar Pedro III (

Isabel I Petrovna de Rusia hija de Pedro I se convirtió en emperatriz en 1741. Isabel es quien nombra como sucesor a su sobrino Pedro III (hijo de Ana, hermana de Isabel) quien nació en Alemania en 1728 pero lo adoptó su tía Isabel en 1741. En 1762 fallece Isabel y él asciende al trono. Durante su reinado firma la paz con Prusia, a pesar de que su tía había sido una de las principales promotoras en mantener la guerra, lo que ocasionó que Rusia perdiera algunos territorios que ya había conquistado: Prusia Oriental y Pomerania. En el interior el descontento se hizo sentir por lo que Catalina (su mujer) ayudada por los nobles lo destituyeron del trono el 9 de julio de 1762. El 10 de julio del mismo año abdicaba a favor de Catalina y el 17 de julio muere asesinado.

El zar Pedro III, harto de su mujer, prefería la compañía de sus oficiales de Holstein a la de su joven esposa. Disfrutaba más emborrachándose con sus aduladores camaradas que en el lecho con su fogosa mujer, la cual es tratada con brutal despotismo y la  acusaba de adúltera. Probablemente con suficiente razón, ya que su marido no la puede atender adecuadamente por efecto del vodka y las malas compañías.  Pedro III inaugura su reinado con generosidad; hace venir de la Siberia á todos los desterrados, incluso a Munich; suprime la chancillería secreta, especie de tribunal inquisitorial que se había hecho odioso á los rusos; revoca las penas degradantes; crea un tribunal que ejerciese las atribuciones de la policía general; reduce los derechos de importación de las mercancías que introducían los habitantes de la Persia y de Arcángel, y aminora el precio de la sal. Al mismo tiempo que dictaba tan útiles providencias, destruía con otras ignorantes ciertas industrias que necesitaban de gran protección.

HECHOS CURIOSOS

 El zar Pedro III coleccionaba soldaditos de juguete y era un dentista aficionado, su colección de muelas y colmillos humanos llegó a calcularse entre 300 y 400 piezas.


  Alteza Grigori Aleksandrovich Potemkin, príncipe de Táuride, fue uno de los amantes de la zarina Catalina la Grande y se decía que fueron sus habilidades como semental las que le habían llevado a la cumbre de la Rusia imperial a pesar de sus orígenes modestos. El mayor logro de Potemkin fue la conquista de Crimea.
En 1787 organizó el viaje triunfal de Catalina de Rusia a Crimea, el cual provocó la segunda Guerra Ruso-Turca (1787-1792), durante la cual desempeñó el cargo de Comandante en Jefe del Ejército Imperial. Conforme la comitiva imperial pasaba, Potemkin mostraba a Catalina, desde lo alto de las colinas, idílicos pueblos y aldeas pero, en realidad, lo que la emperatriz veía como prósperas poblaciones eran en realidad bastidores pintados como si fueran casas. Al otro lado de las telas, reinaba por doquier la destrucción y la miseria. Durante los próximos 17 años, fue el hombre más poderoso de Rusia. Murió durante las negociaciones de paz a la edad de 52 años.

  Pedro II que vivió y reinó poco tuvo un romance apasionado con el príncipe Iván Dolgoruki a quien le concede la Orden de Santa Catalina; reservada a las damas más importantes, con la muerte de Pedro II y la ascensión de Ana Ivanova el príncipe Iván perdió favor y vida. La Emperatriz Ana también tuvo sus que haberes y fueron numerosas las damas de compañía que la acompañaron adentro de su cama.


 

 

 

A lo largo de su largo reinado, DE 34 AÑOS,  Catalina tuvo numerosos amantes.  su primer amante fue un amigo intimo de su marido que duro 8 años con Saltikov. Después otro  romance con Grigori Aleksándrovich Potiomkin, y en otro tiempo  mantiene una relación con un joven que recoge a la vez belleza física y facultades mentales, llamado Aleksander Dmítriev-Mamónov. Ella siempre mostró su generosidad hacia sus amantes, que eran elevados a altos cargos durante todo el tiempo en que fueron favoritos, e incluso después del final de un romance les concedía grandes riquezas en tierras y siervos. En 1756 Catalina se encontraría al hombre que más la amaría entre todos los amantes que tuvo: el polaco de 24 años Estanislao Poniatowski  pero para ella fue  secundario.

 

 

 

Su último amante, el príncipe Zúbov, 40 años menor que ella, resultó ser el más caprichoso y extravagante de todos ellos. Catalina llegó a ser zarina por su desventurado matrimonio con Pedro III, el zar que sucedería a la emperatriz Elizabeth.  Catalina contribuyó con la creación de la Rusia moderna al sacarla del atraso medieval en que estuvo sumida por siglos. El 5 de enero de 1762 la emperatriz Elizabeth moriría dejando de heredero a Pedro como zar Pedro III.

Catalina II era conocida por su apetito sexual y por sus numerosos amantes masculinos. Ella misma hizo construir y decorar una estancia secreta llena de pinturas y esculturas pornográficas, con escenas incluyendo la violación, la pedofilia y la zoofilia. También se encontraban consoladores gigantes, especialmente realizados por un artesano que decoraba las iglesias. Sin embargo, la leyenda según la cual habría fallecido tras hacerse penetrar por un caballo, parece no tener fundamento. En realidad, Catalina II murió tras sufrir un ataque al corazón en su trasalcoba. Se apagaría el 6 de noviembre de 1796 sin haber recuperado el conocimiento. Poco después de su muerte, fue enterrada en la Catedral de Pedro y Pablo en San Petersburgo.

No es sorprendente que la colección traída con sumo esmero del Museo del Ermitaño de San Petersburgo en Rusia, uno de los prominentes Museos en el mundo, lleve consigo la firma indeleble de Catalina La Grande, su Fundadora, quien con carácter visionario adquiriese en la ciudad de Berlín en 1764, sus primeras 255 pinturas iniciando así su vasta colección. Hoy en día, el Museo del Ermitaño cuenta con una de las más grandes y ricas colecciones de obras maestras en el mundo, de sumo interés para historiadores de arte, las cuales abarcan desde el período Egipcio hasta famosas obras europeas de principios del Siglo XX, incluyendo las obras de Leonardo da Vinci, Michelangelo, Rafael, Tiziano y colecciones únicas de Rembrandt, Rubens y los Impresionistas Franceses (Renoir, Cezanne, Manet, Monet, Pissarro) y de numerosos lienzos de Van Gogh, Matisse, Gaugin y esculturas de Auguste Rodin. Además, significativas obras de arquitectura, colección de piedras preciosas, otra gran pasión de Catalina.

 

HECHOS CURIOSOS

Catalina era dominada por sus amantes en las cuestiones domésticas, llegando, como hemos dicho, hasta el punto de golpearla; pero en cuanto al gobierno del imperio, era independiente, y no había otra voluntad que la suya. Catalina II, hizo construir un palacio para cada uno de sus numerosos amantes.

En el año 1764, Catalina compró una colección de 225 cuadros de pintura holandesa y flamenca en Berlín a Johann Ernest Gotzkowski. Fue entonces cuando comenzó a decorar el palacio con todo tipo de obras de arte que iba comprando provenientes de Europa Occidental. Solo el comedor estaba adornado con 92 cuadros. Los diplomáticos rusos en Europa estaban encargados de comprar todo tipo de objetos, cuadros, joyas, libros, documentos para llevar al Palacio de Invierno.

El titanesco Palacio de Invierno de San Petersburgo a orillas del Neva., era la residencia oficial de la monarquía rusa desde el reinado de la zarina Catalina II "la Grande", su primera ocupante, con sus más de 1.000 habitaciones. El Palacio de Invierno es  una obra maestra  del estilo barroco, creada por el arquitecto italiano Francisco Bartolomé Rastreli. En la decoración de las fachadas e interiores Rastreli dio rienda suelta a su fantasía. El mismo dijo de su creación que el Palacio de Invierno fue construido "...para la gloria de Rusia sólo" y se hizo el símbolo del poder y importancia de Rusia que se transformó en uno de los países más significados del mundo en el siglo XVIII.

 


Palacio de Invierno 1750

 

Palacio de Invierno de San Petersburgo a orillas del Neva  era la residencia principal de los zares rusos.  

 

MAS HECHOS CURIOSOS

  La historia del Hermitage se inicia con Pedro el Grande, cuando adquirió varias obras de arte, entre las que se encontraban David despidiéndose de Jonatan, de Rembrandt y La Venus de Táurida. Se considera que el museo nació oficialmente en 1764, cuando un comerciante berlinés envió 225 cuadros a Catalina II en pago de unas deudas. Al recibirlos Catalina quiso que su galería no fuera superada por las colecciones de otros monarcas y comenzó a comprar casi todo lo que se vendía en subastas europeas.

El Hermitage ocupa cinco edificios unidos (el Palacio de Invierno, el Teatro de Hermitage, el Hermitage Pequeño, el Hermitage Viejo y el Nuevo Hermitage) que forman un hermoso conjunto arquitectónico.  La historia del Museo Hermitage, fundado en 1764 por Catalina II, está íntimamente vinculada con los avatares vividos por Rusia durante los últimos 200 años. Tras el estallido de la Revolución Bolchevique de 1917 la colección fue trasladada a Moscú y durante la Segunda Guerra Mundial los tesoros del Hermitage fueron evacuados a Yekaterimburgo, en los Urales.  El edificio que acogía el museo fue víctima de los bombardeos durante los casi 900 días de bloqueo a San Petersburgo, entonces Leningrado, por lo que tuvo que ser restaurado entre 1944 y 1945.

  Desde el año 1904, el Palacio de Invierno deja de ser una residencia imperial. Desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial, en el año 1914, el museo pasa a ser un Hospital, y las colecciones, para su seguridad, fueron trasladadas a Moscú. No volvieron hasta el año 1924. La administración del museo y el personal que trabajaba allí cambió mucho desde el año 1917, tras la Revolución Rusa, y a partir de entonces se permitió a los no aristócratas trabajar allí. Tras un tiempo cerrado al público, al poco volvieron a abrir. El director del museo, en previsión por lo que podía ocurrir en el Asalto al Palacio de Invierno, protegió las obras, que no resultaron dañadas en esa noche del 25 de octubre de 1917, cuando arrestaron al Gobierno Provisional. Cinco días después, se declaró al Museo Hermitage Museo Estatal, siendo, durante los cinco primeros años, su entrada gratuita. Además, se creó en el museo un centro cultural. Se empezaron a traer exposiciones no permanentes de otros sitios. Con la entrada de las tropas alemanas en Rusia en el año 1941, se inició la evacuación de las obras del Hermitage.

 

 El Hermitage fue construido para la vida privada de Catalina.  Hermitage palabra francesa que significa “ermita”, y a él solamente podrían acceder los invitados personales de Catalina. La mesa del comedor del Hermitage descendía a la planta baja, con ayuda de un mecanismo especial, allí era preparada por los sirvientes y luego volvía a subirse una vez ya preparada, así se evitaba que la servidumbre importunara a Catalina y sus huéspedes.

 

MAS HECHOS CURIOSOS

El Palacio de Gátchina  es un palacio de Rusia, situado en la ciudad de Gátchina. Fue construido entre 1766 y 1781 para el Conde Grigori Grigoriévich Orlov, favorito de Catalina la Grande, como señal gratitud por haber liderado el golpe palaciego de 1762, por el cual se volvió emperatriz.  El proyecto era del arquitecto italiano Antonio Rinaldi. Situado en una colina sobre el Lago Serebrianoe, el palacio combina temas de los castillos medievales y de las residencias suburbanas. El interior del palacio es una muestra rusa del clasicismo extranjero de los siglos XVIII y XIX. A la muerte del Conde Grigori Grigoriévich Orlov en 1783, la emperatriz obsequió Gátchina a Pablo I, quien lo convirtió en su residencia permanente, miniestado con fortalezas y ejército. Pablo I, además de pasión por las maniobras y desfiles,tenía buen gusto artístico: para decorar los interiores del palacio, obra de Rinaldi, trajo a Brenna. Una de las más espléndidas salas es la Púrpura, que Brenna adornó con gobelinos que ilustran episodios del Quijote.
 

 

Palacio de Gátchina

 

  El Palacio de Catalina es la residencia de verano rococó de los zares de Rusia, ubicada en la ciudad de Tsárskoye Seló (Pushkin), a 25 km al sureste de San Petersburgo, Rusia. Sin duda, es un monumento absolutamente fascinador de arquitectura y de jardinería del s XVIII.  La residencia tiene su origen en el año 1717, cuando Catalina I de Rusia contrató al arquitecto alemán Johann-Friedrich Braunstein para construirle un palacio de verano para su distracción. La emperatriz Isabel, sin embargo, consideró que la residencia de su madre estaba pasada de moda y era incómoda y en mayo del año 1752 pidió a su arquitecto de corte, Bartolomeo Rastrelli que demoliera la antigua estructura y la reemplazara con un edificio mucho más grande en un llamativo estilo rococó.

  Durante siglos este palacio fue la residencia oficial de los zares en verano, y fue aquí donde el último zar Nicolás II vivió arrestado hasta poco antes de su ejecución. Desafortunadamente, la Segunda Guerra Mundial hizo estragos en el palacio. Cuando las fuerzas del ejército alemán se retiraron del sitio de Leningrado, hicieron destruir la residencia intencionadamente, dejando solamente la concha vacía del palacio detrás de ellos. Antes de la SGM los archivistas rusos consiguieron trasladar una fracción de sus contenidos, que demostraron tener gran importancia al reconstruir el palacio. Aunque la mayor parte de la reconstrucción se acabó a tiempo de Tricentenario de San Petersburgo en 2003, aún se requiere mucho trabajo para restaurar el palacio a su anterior gloria.
 

 

           


 

 
 

Pablo I

 Hijo de Catalina era un hombre de baja estatura mas bien mal formado pero elegante. Catalina se comportó duramente con su hijo Pablo. En sus memorias, Catalina indicó que su primer amante, Sergio saltinov (Sergéi Saltykov), era el verdadero padre de Pablo, pero Pablo se parecía físicamente a su esposo, Pedro. Nació durante el reinado de la emperatriz Isabel, en el palacio de Verano, en San Petersburgo, el 1 de octubre de 1754, siendo el único hijo de la gran duquesa Catalina. De niño es considerado inteligente y hermoso, algo que cambiará cuando sufre un ataque de tifus en 1771, y que le afeará las facciones de por vida. Se ha dicho que su madre lo odiaba, y que pretendía envenenarlo, deteniéndose por temor a las consecuencias de un nuevo crimen en el seno de la familia imperial.

 Catalina - Pedro- Pablo su hijo

Durante las primeras 24 horas de su reinado, Pablo I de Rusia estuvo sentado toda la noche dictando "ukases" (edictos imperiales) que acabaron sucesivamente con casi todas las libertades individuales de sus súbditos. Prohibía el uso de chalecos, tildándolos de atavíos revolucionarios franceses; establecía la forma de los sombreros y de las corbatas que habían de llevarse, la compostura de una reverencia, hasta el número de personas que había que invitar a una fiesta. Prohibió, de paso, la importación de libros extranjeros por ser, a su modo de ver, perniciosos para la moral nacional, dando instrucciones a las bibliotecas para que no prestasen ediciones extranjeras.  Incluso las damas que iban en carrozas se veían obligadas a detenerse y hacerle una reverencia. De lo contrario, las rebeldes u olvidadizas eran azotadas con una rama de abedul. Los viajes al extranjero estaban terminantemente prohibidos y la censura de las cartas se hizo tan rigurosa, que las alusiones a las últimas modas de París se interpretaban como señales inequívocas de "culpable descontento".

 Después de que su primera esposa muriese de parto, su madre lo casó el 7 de octubre de 1776, con la bella, La Princesa Sofía Maria Dorotea de Württemberg (1759-1828), convertida en Maria Feodorovna. Sofía tenía en aquel momento 17 años y como candidata pareció gustar a la emperatriz Catalina, tras informarse ésta sobre sus cualidades y virtudes. Sofía se presentaba como una hermosa y alta princesa germana, de maneras gráciles y grandes prendas; se la definía de carácter fuerte, pero con buenas dosis de ternura, risueña pero algo cándida e ingenua. Poco después María (Sofía), cayó real y profundamente enamorada de Pablo, hasta el punto de escribirle: "No puedo ir a la cama, mi querido y adorado Príncipe, sin decirle una vez más esto; os quiero y adoro con locura." Pero a medida que fue pasando el tiempo, la relación entre suegra y nuera se tornó áspera.  Empecinada en establecer una vida conyugal perfecta, con paciencia y determinación supo lidiar con el intratable carácter de su marido, convirtiéndola en una unión exitosa.

En diciembre de 1777, María (Sofía) dio a luz a su primer hijo, el futuro zar Alejandro I; y a los tres meses, Catalina se llevó al niño a sus dependencias palaciegas para criarlo fuera de las interferencias de sus padres. Esto mismo cuando en abril de 1779, nació el segundo hijo de la pareja. Ello causó gran amargura y resentimiento en María, que sólo podía ver a sus hijos en una periódica visita semanal, y se volcó en la decoración del palacio de Pavlosk, regalo de Catalina como celebración por el nacimiento de su hijo mayor. Una de las damas de honor de la esposa de Pablo, Catalina Nelidova, se convirtió en la amante de éste. A raíz de esa primera infidelidad, la gran-duquesa María Feodorovna iba a vivir un inacabable rosario de disgustos matrimoniales, perdiendo la batalla en el intento de recuperar a su marido. Pero, tras la subida al trono de Pablo luego de la muerte de su madre, Maria empezó tímidamente a meter las narices en la política hasta conseguir un papel determinante al lado de su marido. Su relación su esposo se vería definitivamente abocada al fracaso cuando, al dar a luz María a su décimo y último hijo en 1798, Pablo se encaprichó de una joven aristócrata de tan solo 19 años de edad: Anna Lopukhina.

 Pablo I tuvo varios hijos:

Pareció que Catalina muy probable tenía la intención de excluir de la sucesión a Pablo, y dejar la corona a su nieto mayor, Alejandro  (1777) , después emperador Alejandro I. Ello se debería probablemente a la desconfianza que le producía el carácter de su hijo Pablo ya que en términos psicológicos fue un paranoico por cierto inteligente. Pablo I tuvo varios hijos: Alejandro l de Rusia, Constantino, Nicolás, Miguel, Catalina, Ana, Olga, Helena, y Alejandra. Nicolás fue Zar y Constantino rey de Polonia. Alejandra se casó con el archiduque José de Austria un hermano menor del emperador Francisco I de Austria. La joven pareja se instaló en el castillo de Alscuth, en Hungría. Pero año y medio después, Alejandra murió en 1801 de fiebre puerperal poco después de dar a luz a una hija, que murió el mismo día de su nacimiento. Tenía sólo 17 años y fue enterrada en Hungría. Su muerte se produjo en la misma semana del asesinato de su padre, y fue un golpe terrible para la familia Romanov. El archiduque José se casó dos veces más, dejando muchos descendientes. Ana Pávlovna Románova otra de las hijas de la pareja en un momento de paz entre Rusia y Francia, el emperador Napoleón I pidió su mano en matrimonio, a lo cual ella se negó. Se casó con el príncipe Guillermo de Orange, más tarde rey Guillermo II de Holanda.

 

HECHOS CURIOSOS

El 19 de noviembre de 1796, mandó el nuevo soberano que el cuerpo embalsamado de Pedro III fuese sacado de su ataúd de plomo y depositado en otro de oro forrado de brocado. Envió a buscar la corona imperial, la llevó al altar mayor y él mismo la colocó sobre la cabeza sin vida de su padre. Pocos días después, unos heraldos ataviados con brillantes y lustrosos ropajes, cabalgaron por las calles de la capital dando la noticia que se iban a trasladar los augustos restos al día siguiente.

En el espacio de 48 horas después de la muerte de Catalina II, Pablo I convocó al abad y a los monjes del convento de San Alejandro Nevski, donde había sido enterrado el esposo asesinado de la difunta. Les ordenó que sacasen el féretro de la cripta y lo llevasen a la iglesia. Luego, nombró una comisión imperial para que organizase un ceremonial "para las exequias conjuntas de Sus Majestades Imperiales". A esto se sumó el duelo nacional por el difunto emperador y la difunta emperatriz, que duró nada menos que doce meses.  El público ruso, aunque acostumbrado a sucesos extraños, se quedó asombrado al pedírsele que llorase por un hombre que llevaba 34 años muerto. Pablo confiaba en que, al honrar la memoria de su padre, induciría a su pueblo a compartir el desprecio que él sentía por su madre.

Maria Feodorovna  deprimida al verse privada de las delicias de la maternidad, ya que sus  dos hijos quedaban a cargo de su suegra y viéndoles solo de tarde en tarde, Maria se distrajo decorando el Palacio de Pavlovsk, regalo de Catalina II a la pareja por haberles dado el primer nieto varón en 1777. Ocupada en las tareas de acondicionamiento y decoración, Maria convertiría Pavlovsk en una de las más elegantes y hermosas fincas del imperio. Palacio de Pavlovsk donde daría a luz a su primera hija, la Gran Duquesa Alexandra Pavlovna -la primera de un total de 6-. Para celebrar el nacimiento, Catalina II ofreció a Pablo la vasta finca de Gatchina (heredada de su favorito Orlov), para que se ocupase en algo mientras no era requerido para sucederle en el trono. En esa ocasión, la Emperatriz se abstuvo de quitar la niña a su nuera, dándole plena libertad para educarla y formarla.  Con el tiempo, Maria  tuvo diez hijos: cuatro chicos y seis niñas. En toda la historia de la Rusia Imperial, solo Pablo y Maria Feodorovna tuvieron la primera familia numerosa. Maria Feodorovna fallecería a la edad de 69 años, el 5 de noviembre de 1828, en su queridísimo Palacio de Pavlovsk.

  A lo largo de su vida, Maria Feodorovna redactó voluminosos diarios de su puño y letra, en los que dejó escrita su vida de un modo meticuloso y detallado. Sin embargo, y antes de fallecer, expresó a su hijo el zar Nicolás I, su deseo de que quemase todos sus diarios y su correspondencia, lo que supuso una grave pérdida de documentación para los historiadores que quisieron estudiarla más a fondo. Pocas cartas de ella sobrevivieron a la quema.

   La relación entre su marido Pablo y Ekaterina Nelidova, una de sus damas de compañía, fue la causa de la primera fractura en su idílica vida conyugal. El platónico y sentimental "affaire" de Pablo y la Nelidova fue particularmente doloroso para Maria Feodorovna, sobretodo porque se trataba de su mejor amiga. En consecuencia, su amistad con Ekaterina Nelidova se tornó gélida durante los años siguientes, a pesar de que Pablo le asegurase que tan solo se trataba de una profunda amistad entre ella y él. Pese al disgusto inicial, ambas acabaron uniéndose para intentar moderar el creciente y neurótico temperamento de Pablo.

 

Pablo I

              Sofia María Feodorovna

 

Pablo I reinó exactamente 4 años, 4 meses y 4 días, tras ser asesinado la noche del 12 de Marzo de 1801. Un dato muy curioso, desde luego. Pablo I fue estrangulado con una bufanda militar.

 

 

 

 

 Alejandro I

 

Sucedió a su padre Pablo I en 1801.

Su padre Pablo redujo a Alejandro a la simple categoría de soldado raso, teniéndole ocupado de la mañana a la noche en deberes militares de los más triviales. Alejandro I fue el primer monarca de su dinastía a deshacerse de toda la pompa y ceremonia reales. Se negó a tener séquito, a lucir joyas y a permitir que la gente se apeara de sus carruajes al cruzarse en su camino. Se había convertido en la sombra de si mismo... perseguido por el fantasma de su padre.

 De su matrimonio con Luisa de Baden solamente tuvo dos hijas, que murieron a corta edad. La muerte del zar siempre estuvo cubierta de sospechas. Presuntamente murió durante un viaje a Crimea, y circuló la leyenda de que había fingido la muerte para retirarse a hacer vida de ermitaño (bajo el nombre de Fédor Kusmitch). Su tumba, abierta en 1926, fue encontrada vacía. Luisa de Baden  se convirtió de la fe Evangélica a la Ortodoxa Rusa en San Petersburgo el 20 de mayo de 1793, recibiendo el nombre de Elisabeth Alexeivna (Isabel). Era una mujer seductora y bella.

Después de la muerte de la menor de sus hijas, Alejandro I dijo que no deberían tener más hijos ya que esa era la voluntad de Dios. Cuando Alejandro comenzó una relación con la princesa María Naryshkina, con la que tuvo varios hijos, Elisabeth también tomó un amante, el príncipe Adam George Czartoryski (amigo de Alejandro) que sintió por ella un amor correspondido. Alejandro no ignoraba las relaciones de su mujer con su mejor amigo. Al final de sus vidas, Alejandro ye Isabel volverían a acercarse. Ella murió casi un año después de la muerte de tifus de Alejandro.  Elizabeth fue famosa en su tiempo por su belleza, y su amor por las joyas y la moda.  A Alejandro I le sucede su hermano Nicolás.

 

 

Alejandro I

HECHOS CURIOSOS

 El Zar Alejandro I de Rusia, cuando entró con sus tropas en el año 1815 en París, hizo una de las mayores compras para la colección del Hermitage. Ésta fue la colección privada de la Emperatriz Josefina, que contenía pinturas y esculturas. A su muerte, Alejandro compró a sus herederos 38 cuadros más, algunos de Rubens y Rembrandt, y cuatro esculturas de Antonio Canova.

  Maria Feodorovna madre de Alejandro  tuvo que hacerse a la idea de que no podía ser otra "Catalina II". Y, como para reprochar a su hijo el asesinato de su marido, la Emperatriz Viuda dispuso que se pusiera a la vista de todos, y sobretodo cuando Alejandro venía a visitarla, una caja que contenía el camisón manchado de sangre de Pablo cada 12 de marzo de todos los años siguientes. Su gusto por las fiestas llenas de encanto y esplendor muy del estilo de Catalina II, chocaban frontalmente con el tono apagado y burgués, sencillo, de la corte de su hijo Alejandro I y de su discreta nuera Elisabeth Alexeievna (1779-1826).

  En 1812, Francia y Rusia entraron en guerra porque Alejandro I se negaba a aplicar el Sistema Continental. Dado que gran parte de sus hombres se encontraban en España, Napoleón invadió Rusia sólo con 500.000 hombres. Derrotó a los rusos en Borodino y conquistó Moscú el 14 de septiembre de 1812. Los rusos invadieron la ciudad, impidiendo así a las tropas francesas establecer allí cuarteles de invierno. Abandonaron Rusia y se adentraron en Alemania, pero la mayoría de los hombres murieron a lo largo del camino a causa del frío, el hambre y los ataques de la guerrilla rusa.

 

 

 

 

Nicolás I

Era hijo del zar Pablo I y de  Sofia María Feodorovna. Fue zar de Rusia y rey de Polonia tras la muerte de su hermano mayor, Alejandro I en 1825. Nicolás I ha pasado a la historia como un déspota.

Nicolás I casó en el año 1817 con Carlota de Prusia (Alejandra Feodorovna). Era hija de Federico Guillermo III de Prusia y de Luisa de Mecklemburgo-Strelitz. La pareja eran primos terceros, al ser los dos bisnietos de Federico Guillermo I de Prusia. Semanas después de la boda, Alejandra estaba embarazada. El 17 de abril de 1818 dio a luz a su primer hijo, el futuro zar Alejandro II de Rusia. En 1837, cuando gran parte del Palacio de Invierno fue destruido por el fuego, Nicolás presuntamente le dijo a un ayudante de campo "que se queme todo, sólo para mí, simplemente, guardar las cartas que mi esposa me escribió cuando era mi prometida". La zarina Alejandra Feodorovna, siempre fue débil y de mala salud. A los cuarenta aparentaba mucha más edad, estaba cada vez más delgada. Murió mientras dormía a la edad de sesenta y dos años.

 

 Nicolás y Carlota (Alejandra Feodorovna) tuvieron siete hijos:

Muchas fuentes afirman que Nicolás no tuvo relaciones extramaritales hasta después de 25 años de matrimonio, en 1842, cuando los doctores prohibieron a la emperatriz tener relaciones sexuales por su mal estado de salud y recurrentes ataques de corazón. Aunque muchos hechos discuten esta información, pues Nicolás era padre de tres niños antes de 1842, uno de ellos con su más famosa amante, Bárbara Nelidova, una de las damas de compañía de su esposa.

 

Nicolás I

 

HECHOS CURIOSOS

 En tiempos del zar Nicolás I, a mediados del siglo XIX, el Palacio de Invierno ardió y tuvo que ser reconstruido, pero lo más grave era la accesibilidad descontrolada de la gente por las estancias palatinas anulando cualquier medida de seguridad en una época en que el movimiento anarco-terrorista sacudía la cotidianeidad de la Familia Imperial. Qué mejor ejemplo hay, citando la anécdota en la cual unos anarquistas que se habían colado hasta los aposentos imperiales, pusieron una bomba en el comedor de los zares; al estallar, hundió todo el piso en un momento en el cual, por fortuna, la Familia Imperial había abandonado por los pelos la estancia. El susto, aunque huelga decirlo, fue de "muerte".

El emperador Nicolás I de Rusia en el año 1852 decidió convertir al Hermitage en un Museo Imperial, al ver que en Europa empezaban a afianzarse el sistema de Museos estatales. Mandó construir una entrada para el público, y ordenó la decoración del museo para que pudiera ser abierto al público, incluyendo la construcción de nuevas estancias para poder depositar los objetos y cuadros, decoración e interiores que se mantuvieron intactos hasta la actualidad. La inauguración fue el 5 de febrero del año 1852, con lo que se abría el palacio para las clases altas.

Durante este siglo, sobre todo se aumentó los objetos arqueológicos del museo. En el año 1861, el Hermitage compró la colección del marqués de Cavelli, Gianpietro Campana. Este arqueólogo aficionado era el director del Banco Monte di Pietà de Roma, y utilizó fondos del banco para comprar sus antigüedades. Cuando fue sentenciado a 20 años de prisión, el estado sacó a subasta toda su colección, que se repartieron entre el Hermitage y el Museo Napoleón III de París (actual Louvre). La colección incluía más de 500 vasijas griegas, 200 bronces y esculturas de mármol. En 1886 adquirieron la colección de Aleksandr Basilevski, que incluía todo tipo de piezas medievales, de marfil, esmaltes, y todo tipo de objetos, que el museo compró por 6 millones de francos. Además, en el año 1885, se trasladó la colección Imperial de armas al museo.

 Nicolás I introdujo una prohibición de actos homosexuales entre hombres en el artículo 995 del código civil en respuesta a la frecuencia de relaciones sexuales entre niños y jóvenes de internados. En el artículo 995 sólo se tenía en cuenta el  sexo anal, y no otros actos sexuales. En 1903 se suavizó la ley contra la homosexualidad masculina.

 

El Palacio de Invierno de San Petersburgo, tal y como era en 1840, reinando ya el zar Nicolás I y reconstruido tras el fatal incendio del 17 de diciembre de 1837.

 

 

 

Alejandro II (1818-1881)

 Bisnieto de Catalina la Grande

 

Un zar liberal y reformista, al punto de que pasaría a la historia como el Zar Libertador por haber abolido la servidumbre en el imperio ruso.

Alejandro el zar  de pequeño siendo un muchacho de bellos ojos azules, cara de muñeco, de buena silueta y muy amable, las criadas se desvivían por atenderlo. Cuando llegó a la adolescencia, sus hormonas estallaron y se convirtió en un redomado sensualista. Su primer amor fue una plebeya polaca llamada Olga Kalinovskaya. También Alejandro cuando viajo a Inglaterra y se entendió con una  su prima Victoria de Kent, destinada a ser la reina que más tiempo estuvo sentada en el trono británico. Cuando en 1838 el Zar Alejandro Nikoláievich viajó por Europa para encontrar una esposa, se enamoró de la princesa María de Hesse, de 14 años de edad. María conocía la infidelidad de su marido.

Durante sus días de soltero, Alejandro hizo una visita de Estado a Inglaterra en 1838. Sólo un año mayor que la joven reina Victoria, la trató como su primo lejano. Sin embargo, el afecto mutuo fue de corta duración. Si bien Victoria se casaba con un primo alemán, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, en febrero de 1840, Alejandro se convertiría en esposo el próximo año. En abril de 1841 se casó con la princesa María de Hesse-Darmstadt en San Petersburgo, posteriormente conocida como María Alexandrovna. El zarevich afirmó estar profundamente enamorado de la joven princesa y no aceptó hablar de otra candidata. María era hija de Luis II de Hesse-Darmstadt y de Guillermina de Baden, aunque se dudaba de si su padre era el gran duque o el amante de su madre, el barón August von Senarclens de Grancy.

Hijos: 

La pareja tuvo ocho hijos: la Gran Duquesa Aleksandra Aleksándrovna, fallecida en la infancia; el Zarévich Nicolás Aleksándrovich, el Zar Alejandro III, los Grandes Duques Vladimir Aleksándrovich de Rusia y Alexis Aleksándrovich de Rusia, la Gran Duquesa María Aleksándrovna de Rusia, y los Grandes Duques Sergio Aleksándrovich de Rusia y Pablo Aleksándrovich de Rusia. Sus frecuentes embarazos y su delicada salud la mantuvieron alejada de muchas de las celebraciones de la corte, las cuales traían algunas tentaciones para su esposo. Aunque la relación con Alejandro siempre fue respetuosa y buena, María conocía la infidelidad de su marido. Alejandro tuvo cuatro hijos con su amante favorita, la princesa Catalina Dolgoruky: los Príncipes Jorge Yúrievsky, Olga Yúrievskaya, Borís Yúrievsky y Catalina Yúrievskaya. Un mes después de la muerte de María, en 1880, Alejandro II se casó con Catalina, y sólo la muerte del monarca impidió que la convirtiera en Emperatriz.

Pese al carácter tradicional y autoritario que había heredado de su padre, el zar Alejandro II se preocupó por modernizar Rusia siguiendo el modelo de los países europeos más avanzados. La construcción de la red ferroviaria y la abolición de la servidumbre fueron sus mayores aportaciones al desarrollo económico y social del país.

 La Princesa Catalina Mihailovna Dolgorukova (1847 –1922) durante bastante tiempo fue amante del Zar Alejandro II de Rusia y más tarde su esposa  con el título de Princesa Yurievskaya.  Cuando, antes de cumplirse un mes de la muerte de la zarina María de Hesse-Darmstadt (1880) esposa del zar (con la que había tenido ocho hijos) Alejandro y Catalina contraen matrimonio (1880) y eran ya padres de tres hijos (un cuarto hijo había muerto durante la infancia). Tras el asesinato de Alejandro II (1 de marzo de 1881) en un atentado perpetrado por miembros de Naródnaya Volia hacen explotar una bomba debajo de la carroza del zar y Alejandro pierde las piernas y muere desangrado. Catalina entonces se convirtió en la viuda del zar.

La muerte de Alejandro II  (LLAMADO EL ZAR LIBERTADOR) cierra un periodo histórico de Rusia, un periodo político y no intelectual. Fue zar del Imperio Ruso desde el 3 de marzo de 1855 hasta su asesinato. También fue Gran Duque de Finlandia y Rey de Polonia hasta 1867.

 

Alejandro II

 

HECHOS CURIOSOS

Como los amantes se escribían casi todos los días y la relación duró más de 14 años, existen varios miles de cartas sobre la relación. La mayoría fue comprada por la familia Rothschild, pero terminaron en los años 70 en el Archivo Estatal de Rusia, a cambio del archivo de los Rothschild, que los rusos se habían llevado a Moscú luego de la II Guerra Mundial. Las cartas se cuentan hasta hoy entre los “documentos muy secretos”. En Rusia se estima que las alegrías del amor “dañan la imagen” del zar Alejandro, uno de los grandes reformadores en el trono ruso. No obstante, a veces aparecen en Occidente una y otra vez cartas aisladas de las pruebas de amor del zar, como ahora en Colonia. Las cartas a remate de Alejandro tenían un precio de partida de 13.000, las de Ekaterina de 19.000 euros. Tanto dinero no les valieron a los coleccionistas los documentos. Las cartas fueron retiradas de remate, porque al final nadie se mostró dispuesto a pagar tales sumas. Mal para el vendedor, pero por otra parte, bueno para los amantes, que no merecen tanta falta de respeto.

MAS HECHOS CURIOSOS

 Un equipo de submarinistas ha encontrado cerca de la costa rusa del mar Negro el yate naufragado que había pertenecido a la familia del zar de Rusia, Alejandro II (1818-1881), según informó hoy la agencia Interfax. El yate "Livadia", fue construido en 1880 por John & Co. en Escocia. LLevaba el mismo nombre que la famosa residencia veraniega de la dinastía real de los Románov en Crimea, fue hallado en el fondo del mar cerca del cabo de Tarján-Kut, según Oleg Zolotariov, dirigente de un centro de investigaciones históricas. El especialista explicó que se trata de un barco de vapor con rueda de paletas, con una caldera de 460 caballos de potencia, que tiene más de 80 metros de eslora y está dotado de cuatro cañones. Una tripulación de 260 hombres fue necesario para navegarlo. El "Livadia" había participado en la guerra ruso-turca de 1877 y 1878, año en que encalló en octubre contra un arrecife mientras navegaba del puerto de Sebastópol al de Odessa y se hundió, después de que su tripulación fuera evacuada a la costa. Ningún miembro de la familia imperial lo había navegado jamás.

 

 

   Uno de los hijos del zar Alejandro II; el Gran Duque Sergio vivió atormentado por su homosexualidad.

   El 23 de enero de 1874, en el Palacio de Invierno de San Petersburgo, el príncipe Alfredo hijo de la reina Victoria , se casó con la Gran Duquesa María Alexandrovna de Rusia, hija del zar Alejandro II. Los duques de Edimburgo hicieron su entrada formal en Londres el 12 de marzo. Sin embargo, el matrimonio no fue del todo feliz, debido en parte al arrogante comportamiento de la novia hacia la sociedad londinense. Tuvieron seis hijos en total.

   Michael Perchin (1860-1903) fue uno de los mejores orfebres que trabajó en el taller de Peter Carl Fabergé. Uno de sus trabajos fue una pitillera Fabergé, esmaltada y decorada con incrustaciones de oro, realizada a finales del siglo XIX. La pitillera, que pertenecíó a su Alteza Imperial Maria Pavlovna, Gran Duquesa Vladimir y a su marido su Alteza Imperial el Gran Duque Vladimir Alexandrovich, hijo del Zar de Rusia Alejandro II y hermano del también Zar Alejandro III, será subastada en Sotheby’s.

 

 

 

 

Alejandro III

 

Rusia, como consecuencia de la guerra de Crimea, sufre una fuerte crisis económica. El zar Alejandro II es sucedido por Alejandro III quien ejerce el poder de manera autocrática y absolutista.  Alejandro III en 1865 se convirtió en zarevich, al fallecer en Niza su hermano mayor el zarevich Nicolás Aleksándrovich. Se casa Alejandro con una princesa hija de Christian IX y Louisa de Dinamarca y hermana de la reina Alejandra de Inglaterra, esposa de Eduardo VII , : La Zarina Maria Feodorovna (1847-1928) (princesa Dagmar) emperatriz consorte de todas las Rusias. Inicialmente, María Sofía debió contraer matrimonio con el hijo mayor de Alejandro II, pero el novio murió de tuberculosis y fue el futuro Alejandro III quien tuvo que casarse con la novia de su hermano fallecido, con la que tuvo seis hijos, entre ellos Nicolás II. De este matrimonio tambien nacieron varios hijos. Alejandro III fue un soberano autoritario y muy enérgico, que mantuvo intacto el sistema autocrático y absolutista de la monarquía rusa. Tenía 49 años de edad. Debido a la abrupta muerte por nefritis, no alcanzó a transmitirle a su hijo (Nicolás II) su estilo de gobierno, en una Rusia en donde los problemas sociales continuarían irresueltos deviniendo en un aumento de la conflictividad que llevaría al alzamiento de 1905 y posteriormente a la Revolución Rusa (1917), hecho que causaría el fin a  la dinastía Romanov.

 

 

 

Alejandro III

HECHOS CURIOSOS

Alejandro III retó a Carl Fabergé a realizar una caja del siglo XVlll que había pertenecido a Luis XVI.  El zar quedó tan impresionado que ordenó que pusieran ambas cajas en exposición en   el museo Hermitage.  Este había sido un logro mayor puesto que el zar no era un hombre fácil de complacer.  Para 1885 Fabergé tenia en su lista como cliente numero uno al zar de Rusia. Lo declaro Joyero de la corte Imperial .

 En un día de pascua el Zar Alejandro III regaló a la Zarina, María, el primer huevo, del artista Peter Carl Fabergé, que los realizó a encargo de la monarquía rusa y que los convirtió en un medio de expresión artística única. Una joya esplendorosa que  cautivó a la zarina, su fin era recordarle su país, Dinamarca. Los huevos muchos en poder de la familia imperial rusa se extraviaron y solo los que hoy se encuentran en importantes museos, fueron recuperados.  Cada huevo era original y diferente, los había cada uno con imágenes de los campos de Rusia, de la familia real, del buque real, de las cosas que importaban a los que recibirían en pascua el regalo hermoso de un huevo.

  A la muerte de la Emperatriz Viuda Maria Feodorovna de Rusia (1928), su importante colección de joyas fue puesta en venta por sus hijas las grandes duquesas Xenia y Olga Aleksandrovna. Éstas, que tenían la reputación de no saberse manejar muy bien en los negocios, cometieron el craso error de dejar que su pariente la reina Mary de Teck (1867-1953), consorte del rey Jorge V de Gran-Bretaña e Irlanda, se ofreciese, como quien no quiere la cosa, de intermediaria en las transacciones. Mary de Teck fue la última ocupante real de Marlborough House. La reina Mary había adquirido una fobia enfermiza a la pobreza (Peniafobia). Para ella, todos los medios eran válidos con tal de hacerse aún más rica y, a ese comportamiento obsesivo. A lo largo de su vida como soberana consorte, se dedicó a acumular todo tipo de tesoros que pudiesen salvaguardarla de la pobreza: servicios de plata, cuadros, obras de arte y, sobretodo, joyas. Cuando en ciertas ocasiones era recibida por las familias de la  aristocracia británica, éstos se veían en la obligación de esconder todos los objetos valiosos que pudieran atraer su atención o provocar su admiración. Sabía cómo hacerse con cuadros, joyas u objetos: se pasmaba, se extasiaba de tal manera ante éstos que sus propietarios, entre presionados y queriendo congraciarse a la reina, se veían casi obligados a regalárselos (aunque fuera a regañadientes). Tras el deceso de la reina Mary en 1953, el grueso de sus joyas personales fueron legadas a su nieta la reina Elizabeth II, su principal heredera. Otras pocas fueron a parar a la hermana de la soberana, la Princesa Margaret, Condesa de Snowdon que, posteriormente fueron vendidas por sus hijos tras su fallecimiento.

 

Maria Feodorovna de Rusia (1928), hermana de la esposa de Eduardo VII

 

El zar Alejandro III y la zarina María Fiódorovna con sus cinco hijos

 

  Especialmente durante la década de 1890 parecía que la homosexualidad estaba de moda: en esos años hubo una producción masiva de intelectuales, hombres y mujeres, homosexuales en la escena cultural rusa. Muchos de los parientes de los últimos tres zares eran abiertamente homosexuales; entre ellos se puede mencionar al gran duque Sergio Aleksándrovich, el hermano del zar Alejandro III y tío de zar Nicolás II.

El zar Alejandro III, afligido ante la postración del compositor Pedro Ilitch Tchaikovsky, le envía a su médico de cabecera para que lo atienda  y un 6 de noviembre de 1893, Pedro Ilitch Tchaikovsky muere vencido por el cólera. Muchos han interpretado su última sinfonía, la Patética, como una misiva de suicida. A pesar de que debió de haber sido enterrado de inmediato por el peligro del contagio, el cadáver del bello Pedro es expuesto al público, y miles de sollozantes admiradores desfilan ante su féretro para besar su mano inerte. Nadie de estos fans, curiosamente, se contagió del cólera, y su música, fascinante, melodiosa, sentimental y pegajosa como ella sola, sigue siendo entre las favoritas en las salas de concierto y ballets.

  La zarina, que murió en 1928, tuvo que huir de los bolcheviques y murió en Dinamarca. Los restos de la emperatriz María Fiódorovna Románova, madre del último zar de Rusia, llegaron en un buque de guerra a la antigua capital imperial en el año 2006, donde serán sepultados 78 años después de su muerte en el exilio. Los restos del último zar y su familia fueron hallados en 1979 y, tras ser identificados, fueron enterrados en la fortaleza de San Pedro y San Pablo en 1998, acto al que asistió el entonces presidente ruso, Borís Yeltsin. Los restos de la emperatriz descansarán junto a los de su marido, Alejandro III, y su hijo, el último zar Nicolás II, fusilado por los bolcheviques junto a su familia en 1918.

 


 

 

 

 

Nicolás II

Nicolás II, Zar de Rusia (1868-1918), Zar de Rusia sucedió a su padre Alejandro III en 1894. Nicolás no debió haber sido zar, pues no era el primogénito del monarca Alejandro III y su  esposa María.  Sus hermanos mayores Alejandro y Jorge murieron a temprana edad, Alejandro siendo muy niño y Jorge de tuberculosis al entrar a la adolescencia.  
Nicolás aprendió las convicciones autocráticas de su padre Alejandro III y la doctrina del origen divino del poder del zar.  Fue educado como un aristócrata, obteniendo una gran cultura y una esmerada educación; y gracias a los viajes a Inglaterra, Japón, y la India efectuados durante su juventud, y a su parentesco con la realeza británica, hablaba con soltura inglés, francés y alemán.

 Alejandra y Nicolás se conocieron cuando él tenía 16 años y ella, 12. Desde entonces, protagonizaron una de las historias de amor más grandes de Rusia. Alexandra de Hesse  sobrina de la reina Victoria entró a Rusia con el pie equivocado. Tanto el zar Alejandro III como su esposa María se oponían a que su hijo adquiriera una esposa alemana, y el pueblo ruso estaba harto de los germanos. Nicolás le había hecho mala cara a un compromiso con Helena, la bella hija del Pretendiente al trono francés. Sin embargo Nicolás prefirió insistir en que Alexandra fuera su esposa, ignorando que la muchacha era portadora del peligroso gen de la hemofilia, presente en varios descendientes de la reina Victoria de Inglaterra. Bastante fastidiado se sintió Nicolás en sus planes para casarse lo antes posible con su  alemana cuando su padre Alejandro III se murió. Un 26 de noviembre, sin guardar mucho luto por su antecesor, Nicolás por fin pudo casarse con Alexandra, quien ya había realizado su obligatoria conversión a la fe ortodoxa rusa.  

Nicolás por su parte, cada vez iba ganándose más el desprecio de su pueblo. Pusilánime a más no poder, hizo el  ridículo en el conflicto bélico de Rusia contra el Japón a inicios de este siglo, cuando miles de soldados rusos  murieron en defensa de un zar.  Recordemos que el Zar de Rusia y su pueblo consideraban a su par japonés como una raza inferior, la menospreciaban y subestimaban. Consideraban que solo habría guerra si era decisión de Rusia.

guerra entre Japón y Rusia

En 1904 en Asia, estalla la guerra entre Japón y Rusia disputándose la península de Corea, definiéndose un año mas tarde con una humillante y sorprendente derrota a manos de la flota del almirante japonés Heihachiro Togo en la batalla del estrecho de Tsushima, que separa Corea de Japón, en donde Rusia prácticamente la totalidad de sus navíos
 

Japón contaba con una red de inteligencia muy desarrollada que le permitió saber con antelación que la flota rusa en Port Arthur se preparaba para un ataque contra Japón y que las tropas rusas habían cruzado el río Yalú, disponiéndose a invadir Corea.

Por el lado ruso el adiestramiento era muy deficiente. Las unidades navales no pasaban de ser anticuados acorazados pasados de moda; la mayoría estaba concentrada en Port Arthur y una pequeña división en Vladivostok, todas al mando del almirante Aléxiev. Casi la mitad de la flota estaba además en el mar Báltico. Rusia se ve obligada a negociar. El resultado: la humillación de una nación occidental. El descontento popular en Rusia, seguido de la derrota, llevó a la Revolución de 1905. La guerra terminó gracias a la mediación de los EE.UU..

La protesta contra el zar después de este terrible suceso adquirió una nueva dimensión y una oleada de huelgas sacudió Rusia. Un momento decisivo en esta revolución será la sublevación de los marineros del acorazado Potemkim, acaecido en junio del mismo año, que manifestó la certeza de la tesis de Lenin acerca de que en momentos de crisis el ejército sintonizaría con la revolución. Lenin estaba en contra de los Zares mucho antes de la Revolución Rusa por el asesinato de su hermano.
 Tras varios meses de clama, en octubre se produjeron otra serie de huelgas haciendo patente el evidente divorcio entre el zar Nicolás II y el pueblo; la de ferrocarriles casi paralizó el país y produjo el desabastecimiento de la capital. El film del acorazado Potemkim, prohibido en la época en varias naciones por su mensaje revolucionario, representa la pobre situación del barco como símbolo de la humillante vida que se padecía en tierra rusa. Los oficiales zaristas son retratados de manera excepcional consiguiendo que el espectador sienta odio hacia ellos al instante y en contraste aflicción hacia los marineros.

 


En 1917 en Rusia se produce la revolución bolchevique de marzo, abdica el zar Nicolás II Asume provisionalmente el gobierno como primer ministro el príncipe Georg E.Lvov a quien sucederá rápidamente Alexander Kerensky, paralelamente se firma un armisticio con Alemania. En octubre Lenin se impone finalmente como jefe indiscutido de los bolcheviques.

La noche del 16 al 17 de Julio de 1918, una escuadra de la policía secreta bolchevique asesinó al último ZAR de Rusia.  A las diez y media de la noche se fueron a la cama. A medianoche Yurovsky los levantó.  Una vez sentados todos, Yurovsky dio la orden de que dispararan contra Nicolás y su familia. Nicolás quiso proteger a su esposa e hijo pero fue impactado. Las chicas se arremolinaron en torno a su madre y fueron eliminadas de inmediato, salvo Anastasia y de ahí la leyenda de que hubiera sobrevivido. Al perro Spaniel de nombre Jimmy le aplastaron la cabeza con la culata de un rifle. Mientras moría Alexis el único varón , uno de los guardias le dió un puntapié en la cabeza, y luego le dieron dos tiros más en el oído. Anastasia recibió varios bayonetazos, pero a pesar de esto se divulgó la creencia que había logrado escapar. Los cuerpos posteriormente fueron cortados en trocitos y quemados, un proceso que tomó tres días. Finalmente las cenizas fueron echadas en un pozo en el fondo de una mina. 
 


 

NICOLAS II  con sus hijos y su esposa ALEJANDRA.

Sus hijos eran (Alexei) el hijo varón y cuatro mujeres  (Tatiana, Olga ,  Maria y la conocida Anastasia Romanov).

 

HECHOS CURIOSOS

   El reinado del zar Nicolás II de Rusia comenzó y concluyo con infortunio. En la ceremonia de coronación en Moscú se entregaron obsequios a todas las personas que participaron. Mientras estas personas estaban aguardando para recibir sus presentes, se corrió el rumor de que no había suficientes regalos para todos. Así comenzó una estampida hacia los mostradores con los regalos, y cientos de mujeres y niños fueron pisoteados y murieron.

Alix de Hesse la mujer de Nicolás era portadora del peligroso gen de la hemofilia, presente en varios descendientes de la reina Victoria de Inglaterra y su único varón fue victima. El zarevich Alexis sufrió una fuerte hemorragia nasal. Todos creyeron que moriría, pero la zarina llamó a Rasputín y éste se puso a rezar junto al lecho del enfermo. Al cabo de un momento se incorporó y declaró: Agradeced al Señor que me ha prometido, por esta vez, la vida de vuestro hijo . Al día siguiente, el niño manifestó una notable mejoría, con lo que la dependencia de la familia imperial respecto al curandero llegó a ser absoluta.

Nicolás fue amante de la bella Otero . Rasputín  fue quien los presentó discretamente. Deslumbrado por su belleza y cautivado por su sensualidad no dudó en ser su amante. Tuvo algunos amores de juventud como la bailarina Kenyiskaia, pero se quedó prendado de una de las nietas de la reina Victoria Alix de Hesse, a la que llamaba Sunny y estableció con ella una relación muy romántica y duradera que fue su mujer. Rasputín predijo que si el moría los Romanov no vivirían más de dos años, el murió en 1916 y los Romanov en 1918.


Las niñas Romanov llevaban corsés apretados y además llevaban joyas bordadas, por eso no mueren a disparos sino a bayoneta. En 1979 hallaron la tumba de la familia real, la cual fue abierta en 1991 y se afirmó que eran ellos, no obstante faltaron 2 cuerpos: el de Alexis y el de una de las dos menores, se cree que es Anastasia.

Los zares y sus hijos vivieron entre lujos y caprichos durante toda su vida, tenían numerosos palacios el mas conocido el palacio de invierno lujosamente decorado y con fabulosos jardines. Se dice que en el cuarto de Maria y Anastasia había un pasadizo que conducía a la cocina por donde pasaban los criados, a los hijos de los reyes no les gustaba demasiado el palacio ya que el frió del invierno en antaño era casi insoportable hasta en los mas lujosos casos, las tuberías daban agua que podía ser infecciosa y producir enfermedades y por la noche las cucarachas podían pasear a sus anchas.

   En verano, la Familia Imperial embarcaba a bordo de su yate, el Standart, para iniciar su crucero anual tradicional en el golfo de Finlandia y por el Báltico. Incluso iban cada año a pasar una temporada en Polonia, donde el zar tenía a modo de residencia veraniega el Palacio de Spala, totalmente construido en madera; allí, Nicolás II gustaba de pasar sus días de relax cazando con amigos y parientes. Las estancias de la Familia Imperial Rusa en Spala se interrumpieron justo después del fatal accidente sufrido por el zarevich Alexis, que casi le cuesta la vida en 1912. A partir de ese momento tan angustiante para la emperatriz Alexandra, ésta rehusó volver a Polonia. A Spala se le prefirió Yalta, la finca imperial de Livadia (Crimea, a orillas del Mar Negro) donde la Familia Imperial tenía un palacio de verano desde tiempos del abuelo Alejandro III. Allí, la Familia Imperial gozaba de una libertad de movimiento que se sabía imposible en San Petersburgo; les permitía incluso ir de tiendas y dar largos paseos sin miedo a ser molestados o amenazados por algún terrorista. A tal punto estaban tranquilos, que se podían ofrecer el lujo de dormir a pierna suelta con las ventanas abiertas.

   Nicolás II no fue en realidad el último zar de Rusia, sino su hermano Mikhail Alexandrovich, que subió al trono como Mijail II tras la muerte de Nicolás II por su asesinato durante Revolución Bolchevique, siendo zar de Rusia entre el 15 de marzo y el 16 de marzo de 1917. Un día de reinado, pero suficiente ostentar ese honor.

  En 1941 el Ejército Nazi alemán y sus aliados españoles ocuparon el palacio, y durante el tiempo que estuvieron hicieron un asombroso descubrimiento. Donde la arcada se une a la pared encontraron un compartimiento secreto escondido detrás la tela. Durante los 25 años que el palacio había sido un museo nadie encontró este escondite oculto. Esto es sorprendente, debido a las continuas búsquedas efectuadas durante años en el palacio por el Gobierno Soviético, para encontrar tesoros de los Romanov. Cada día el palacio se abría, miles de personas pasaban a unos metros del compartimiento secreto, y no obstante nadie sospechó de su existencia. El ejército alemán invasor parecía sin embargo saberlo. Cuando los soldados soviéticos retomaron el palacio encontraron la caja fuerte en el muro, pero estaba vacía. Qué encontraron los alemanes en su interior? Habría joyas de los Romanov escondidas? Nadie ha revelado aún el secreto.

  El palacio de Massandra era obra de un arquitecto francés, fue mandado a construir por el Zar Alejandro III. Luego de su muerte, el palacio pasó a manos de su hijo, Nicolás II, quien nunca lo habitó porque prefería Livadia. Por eso Massandra sólo fue utilizado para ir de cacería o para pic-nics. En el comedor del pequeño palacio, la mesa está siempre tendida para mostrar la vajilla que se usaba en tiempos del zar. Sin embargo, no todas las piezas son originales ya que luego de la revolución muchos objetos desaparecieron misteriosamente.

http://realeza.foros.ws/t504/los-palacios-de-los-romanovs/

Nadie puede negar que Pierre Cartier marcó un antes y un después en el mundo de la joyería. Un buen ejemplo lo encontramos en Rusia, cuya corte quedó fascinada con la llegada de Cartier en 1904 al imperio. El creador era apreciado por algunas de las familias más reconocidas que ya eran clientes suyos en París, pero su llegada al imperio del zar Nicolás II desató una pasión por sus obras.

  Según la revista Forbes Nicolás es la tercer persona mas adinerada de las figuras históricas con $ 253.5 Billones.

En 1917 el Zar Nicolas ll recibió el informe de una expedición rusa que llego al arca de Noe y los bolcheviques lo ocultaron. Esta expedición fotografío el arca , dibujaron cada una de sus partes y estudiaron la nave.

  Niza ha sido el destino favorito de la aristocracia inglesa en el Mediterráneo. A uno de estos personajes se le ocurrió en 1820 construir una paseo marítimo digno de sus visitantes que con el tiempo se transformaría en la Promenade des Anglais, la calle mas elegante de la Costa Azul, el epitome de la Belle Epoque donde todavía palacios, hoteles y casinos compiten en esplendor. No hay hotel mas lujoso que el Negresco donde figuras como el zar Nicolás II solía veranear y su lista de famosos huéspedes incluye a Isadora Duncan y Scott Fitzgerald pero también a Paul McCartney que escribió en una de sus habitaciones el Loco de la Colina.  También la reina Victoria paso 7 inviernos en el hotel.

 

palacio Alexander

   La familia vivía en un hogar de cuentos de hadas. El palacio disponía de 100 habitaciones y mas de 1000 sirvientes para cuidar de todo. Aquí fueron puestos bajo arresto en la revolución.

 

  En 1941 el Ejército Nazi alemán y sus aliados españoles ocuparon el palacio, y durante el tiempo que estuvieron hicieron un asombroso descubrimiento. Donde la arcada se une a la pared encontraron un compartimento secreto escondido detrás la tela. Durante los 25 años que el palacio había sido un museo nadie encontró este escondite oculto. Esto es sorprendente, debido a las continuas búsquedas efectuadas durante años en el palacio por el Gobierno Soviético, para encontrar tesoros de los Romanov.

 

 
 

 

 


  • Todas las imágenes e información aquí publicados han sido obtenidas de Todas las imágenes e información aquí publicados han sido obtenidas de Internet, todas pertenecen a sus creadores. Si en algún momento algún autor, marca, etc. no desean que estén aquí expuestas, ruego nos contacten  para poder tomar las medidas oportunas.. Si alguno de sus autores desea que sean retirados le ruego que me lo comunique por e-mail, no pretendemos aprovecharnos de sus trabajos, solo darlos a conocer. En cualquier caso, si podes aportar  alguna información  de interés,  lo podes enviar vía e-mail para ampliar información.