Anastasia Romanov

 

La monarquía desapareció cuando el zar y su familia fueron asesinados en misteriosas circunstancias por los bolcheviques. Nicolás II y Alejandra, los últimos zares de Rusia, fueron protagonistas de la historia de amor más grande y, a la vez, trágica, de la dinastía de los Romanov. Se conocieron cuando él tenía 16 años y ella, 12.
 

 

 

Anastasia Romanov nació en 1901. Hija de Nicolás II y Alexandra. Una pariente suya, Anastasia Romanova, había sido la esposa favorita de Iván IV el Terrible . Tenia un hermano (Alexei) y tres hermanas (Tatiana, Olga y Maria). Ella vivía en una de las 100 habitaciones del palacio con su hermana Maria, y al lado de su habitación dormía Tatiana y Olga. Luego de la revolución los bolcheviques secuestraron a toda la familia Romanov; Los aislaron por 5 meses en el palacio y luego los llevaron a Siberia. Un día los despertaron y los hicieron cambiar. Los llevaron a una habitación pequeña y les dispararon. Se dice que Anastasia y sus hermanas no murieron enseguida porque su ropa tenia diamantes cosidos, y estos hicieron que las balas no penetraran el traje.. Por eso hubieron de ser rematados a bayonetazos y disparos en la cabeza.

 

Era la pequeña de las cuatro hijas del Zar y era muy conocida por ser quien cuidaba constantemente de su hermano el Zarevich Alexis, el pequeño de la familia.  Anastasia se crió junto a sus otras tres hermanas: Olga, Maria y Tatiana. Junto a ella siempre su adorado hermano Alexis de dos años menor que ella.  Vivió alrededor de una corte sublime, pomposa y elegante. 

 

Nicholas Alexandrovich Romanov nacio en San Petersburgo el 18 de mayo de 1868. fue el último zar de Rusia hasta su abdicación en 1917; con su ejecución por el movimiento revolucionario de los bolcheviques durante la Segunda Revolución Rusa extinguió la dinastía Romanov. Nicolás, ya de por si, era débil, un buen hombre, pero un mal rey. Llego al trono confundido, sintiéndose sin preparación. El busco apoyarse en algo que lo hiciese sentir seguro, algo que el amara, y ahi estaba Alix su esposa.(datos Wikipedia).

Pero a Anastasia de carácter algo reservado, disfrutaba de realizar actividades lúdicas como también tenía entre sus aficiones, salir al campo, practicar tenis, jugar con sus hermanas o escuchando a su abuela paterna, la zarina Maria de Dinamarca que disfrutaba de contar miles de historias y cuentos infantiles. Sabemos que també asistió a actos protocolarios como las fiestas de Navidad o de Pascua de Resurrección.  No hay muchos datos de la joven Anastasia desde su nacimiento hasta el final de sus días. 

 

ANASTASIA

 

ANASTASIA y SU MADRE

 

ALEJANDRA  era nieta de la Reina Victoria. El carácter poco sociable de la emperatriz requería un tipo de vida menos "oficial". El drama que supuso ver a su hijo padecer la misma enfermedad que mató a uno de sus hermanos (hemofilia), acrecentó aún más el aislamiento de Alexandra y su delirante misticismo. Resumiendo, la madre de Anastasia no era precisamente la alegría de la familia: se auto culpaba de la dolencia de su hijo y vivía en una permanente ansiedad, temiendo que en cualquier momento Alexis sufriera un fatal percance.

 

ANASTASIA Y SUS HERMANAS

 

 

Livadia, el palacio de Nicholas y Alexandra.

 

Livadia

 

 

La noche del 17 de febrero de 1920, un policía sacó a una joven de 20 años de un canal en Berlín. Como rehusaba revelar su identidad o responder a las preguntas acerca de la causa de su intento de suicidio, fue internada en un hospital psiquiátrico registrada como Fraülein Unbekannt ("Señorita desconocida"). Diagnosticándole una "enfermedad mental de carácter depresivo", la joven finalmente confesó a una enfermera que ella era en realidad la gran duquesa Anastasia, la menor de las cuatro hijas del zar Nicolás 11 y su esposa la zarina Alejandra.
 

ANASTASIA, ¿IMPOSTORA?.

Anna Anderson Manahan, una inmigrante americana, murió en Klostersee (Alemania) en 1984 a la edad de 83 años a causa de una neumonía. Según dicen fue incinerada por deseo propio. Desde su lejana aparición en Berlín, no dejó de reclamar, durante toda su vida, que era la hija más joven del zar y la zarina. Según su relato había sobrevivido, malherida e inconsciente, a la ejecución, siendo salvada por un soldado ruso que, posteriormente, fue muerto. La vida de Anna Anderson surgió en 1920 cuando fue salvada de suicidarse en el puente del río Spree en la ciudad berlinesa.  Fue ingresada en un sanatorio mental durante un tiempo en la que ella se definía como la única superviviente de la familia imperial rusa e hija Nicolás II.  La noticia empezó a sucumbir por toda Europa.  La gente maravillada ante esa magnífica historia, daban motivos para pensar que si realmente fuera esta joven la verdadera hija del Zar, devolvería las esperanzas de los miles de súbditos rusos de colocar a un Romanov en el trono, que fuera arrebatado por los bolcheviques.

El fin de la historia

En 1979, un geólogo y un cineasta rusos localizaron la tumba sin marca de los zares, gracias a las declaraciones de personas que participaron en el fusilamiento de la familia real. El triste hallazgo no sale a la luz pública sino hasta 1991, cuando el agónico régimen soviético ordena la exhumación de los cadáveres. En la fosa común localizan los restos de nueve personas, seis adultos y tres jóvenes. El zar estaba a la derecha, tres de sus hijas a la izquierda y la servidumbre a los pies de Nicolás, con los huesos de la zarina esparcidos por toda la fosa. A corta distancia hallaron una tumba más pequeña con cenizas. A partir de 1997 se sometió los restos a pruebas de ADN. Para verificar que se trataba de los Romanov cruzaron sus códigos genéticos con muestras sanguíneas de familiares muertos y vivos, incluidos el gran duque George, hermano del zar muerto de tuberculosis en 1899, el príncipe Felipe de Edimburgo, primo de la zarina, y Gueorgui Romanov, heredero de la familia real. Científicos estadounidenses, británicos y rusos realizaron pruebas de ADN, consiguiendo coincidencias de muestras seguras en 99,8%. Los restos de Yekaterimburgo eran de los Romanov.
 


 Anna Anderson no solo no tenía relación alguna con la familia real rusa, sino que su ADN se corresponde estrictamente al de un inmigrante procedente de Pomerania, región limítrofe entre Polonia y Alemania. Este inmigrante era nieto de una polaca, Franzisca Schanzkowska y, curiosamente, un investigador privado, basándose en ciertas evidencias, ya había sugerido hace muchos años que ese era el verdadero nombre de Anna Anderson. El comentado es, pues, un claro ejemplo de cómo las modernas técnicas genéticas ayudan a resolver enigmas históricos tan intrigantes como el que durante cerca de 80 años ha supuesto la muerte violenta de la familia real rusa a manos de los bolcheviques.

Su genética fue comparada con las familias de una lista de desaparecidos entre 1918 y 1920 y se halló que Ana Anderson no era quien decía y que su auténtica identidad era otra.  Su nombre bautismal era el de Franziska Schanzkowska, nacida en Pomerania (Polonia) el 16 de diciembre de 1896 y desaparecida en marzo de 1920, perdió la memoria cuando trabajaba en una fabrica de Berlin y al encontrarla cerca de un puente de aquella ciudad, asumió los relatos de Anastasia que su marido le contara como si fuera de su propia vida.  Estuvo casada con el soldado Tschaikovsky (ruso-polaco) que estuvo presente en la matanza a los Romanov en 1918. Ahora descansa bajo una lápida que dice: Anastasia Manahan 1901-1984. 
 

 

 

 
 

 

 

 

 


  •  Todas las imágenes e información aquí publicados han sido obtenidas de Internet, todas pertenecen a sus creadores. Si en algún momento algún autor, marca, etc. no desean que estén aquí expuestas, ruego nos contacten  para poder tomar las medidas oportunas.. Si alguno de sus autores desea que sean retirados le ruego que me lo comunique por e-mail, no pretendemos aprovecharnos de sus trabajos, solo darlos a conocer. En cualquier caso, si podes aportar  alguna información  de interés,  lo podes enviar vía e-mail para ampliar información.